lunes, 2 de agosto de 2021

Las Olimpiadas cual flor de loto

 Las Olimpiadas cual flor de loto

Pedro Aranda Astudillo      Fundador de la Corporación Gen.

Julio 2021

La flor de loto es la maravilla que surge de aguas cenegadas. Su esplendor son sus pétalos abiertos al sol a ras de sus aguas lodadas.           Nuestra humanidad ya por dos años  bajo los estragos del covid19 y cepas, nos ha llevado más de tres millones de personas, dejando estelas de incertidumbres, y, no faltan los humanos pese a sus efímeras existencias creerse todopoderosos: El Sr Presidente Ruso Vladimir Putin  recientemente hizo una ostentosa visita a una fábrica de un “dron bélico” que superará dos veces la velocidad del sonido. El año pasado  festejaba la creación de un misil intercontinental invisible a radares.                        Estados Unidos y China mostrándose “los dientes”…y si los estallidos sociales recorrieron países democráticos, igual surgieron en las dictaduras férreas.                                Los gritos del hambre, la sed de libertad son ya irreprimibles.

Sumidos en nuestras lacerantes necesidades vitales aparecen irrenunciablemente las Olimpiadas Niponas.     Estos juegos poseen la virtud, su fuerza, su energía de mostrarlas al mundo que los humanos  también al igual de la flor de loto se abren al mundo, que es posible reunirse en convivencia de compartir, más que competir,  presentar lo mejor de cada cual.                                    Son una constelación de gracias, de arte, de virtudes, de enarbolar las potencialidades de nuestro cuerpo que se transfiguran en sus ”vuelos” gimnásticos, y en las más variadas destrezas. 

Las olimpíadas son un templo de aquella libertad liberada del lucro, a sus fieles sólo les basta “exponer” sus habilidades amasadas en sacrificados entrenamientos, en austeridad, en constancias sin treguas.                           EL filósofo latino Séneca nos decía  “no hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma”, y  las olimpíadas:  “ haz de tu cuerpo la gloria de tu alma”. 

Decimos que las realidades superan  las fantasías: en estos deslumbrantes juegos se produjo una “ dolorosa caída amarga”, la renuncia de continuar su participación de su “majestuosa gimnasta” Simone Biles. Sus motivos, pese a sus dominios sobre su cuerpo debió rendirse  a una presión mayor  “sus fantasmas mentales” minaban su vida íntima,  disrrumpían sus concentraciones deportivas.  Los traumas de un pasado no basta echarlos a la espalda…. Son nudos dolorosos,  no se disuelven  con los éxitos que tengamos.   

La genuina autenticidad de Simone  refulgió más que todas las medallas olímpicas:  declarar que no sólo tenemos una corporalidad, un alma, somos seres de profundidades donde se alojan las conciencias, el espíritu.                       Vivimos como si no tuviéramos una vida interior, pues la cultura reinante es ver caras pero no corazones, las apariencias reinan sobre lo que somos. Somos vidas engendradas  desde el amor aunque nos espera una selvática cultura, somos células transidas de emociones, de sentimientos aunque la cultura nos dicte que hay que “controlarlas, reprimirlas”.                 Nuestro cuerpo se rinde a los  años pero  nuestra conciencia, nuestra vida interna vive en su continuo presente:  nacemos con una identidad  que se mantendrá hasta nuestro final.  Vivir en conexión con nuestro mundo interior es como toda semilla que se yergue desde sus adentros.  Gracias Simone por tu honestidad, tu dignidad  brilló sobre tus éxitos…  también la flor de loto sobre sus turbias aguas….


jueves, 10 de junio de 2021

LA POLÍTICA VERSUS LA PARTIDOCRACIA

 

LA  POLÍTICA  VERSUS  LA  PARTIDOCRACIA

Junio 2021

Pedro  Aranda Astudillo          Fundador de la Corporación Gen.

Las palabras estropeadas dejan de ser vitales, son hojas sin raíces.  Ellas en su origen grecolatino se vigorizan.   La vida social en Grecia era la “Polis”,  las formas de hacer sociedad,  de acordar costumbres, hacer de la convivencia un rostro humano, no una masa.  ¿Cómo nos entendíamos?  Con un lenguaje  transparente  lo que sentían  y vivían  para comprenderse , organizarse,  como todo órgano que se entreteje a sí mismo. 

Democratizarnos: “Demos” es pueblo,  “Cratos” es poder. El poder radica   con las personas,  para las personas.   Todo ser vivo busca estar bien,  y todo ser humano busca “su bien-estar”,  ¿cómo estás?  Fácil pues deducir que el bien nos sustancia para  ser y hacer sociedad: todos estén bien.   Es una exigencia  de la realidad vital.  Cuando quien reparte se lleva la mejor parte y para los “suyos” empieza el cáncer…  ¿Dónde proviene la violencia? Cuando el bien por el cual nos afanamos, trabajamos se reparte desproporcionadamente. 

 

La esencia humana es social, nacimos de una pareja,  crecemos en familia, todo ser humano es político,  vive  en y de la Polis,  debe relacionarse con sus semejantes.  La Política es sagrada porque el ser humano es sagrado, es la dignidad corporalizada.    Nuestro cuerpo es lenguaje para convocar y ser convocado. Declarar: “soy apolítico”,  “la política corrompe”,  “es la concubina de los poderes económicos” y, otros decires… verificarlo es  confesarnos que nos abortamos como personas  ¿Hoy qué  Institución pasa la prueba de la blancura?  

Sanarnos como sociedad  y si los Partidos  son gran parte de nuestra bruma social, es imperante la “Revolución Reflexiva”  que llamaba  el Dr. Humberto Maturana.   Cada Partido es una parte que visiona la realidad social.  Sin embargo, la realidad social es superior a todas las visiones particulares, si cada cual tiene “un algo de la verdad social” el desafío será escucharnos para complementarnos.  Pensamos  en el bien común,  no  lo que  conviene a una parte.   Los Partidos están en crisis mundial  pues entre servir a la sociedad en sus complejidades de subsistencia terminan sirviéndose de la sociedad para  enaltecerse de poder.  (También sanarnos como sociedad  es insoslayable “humanizar la educación”,   la gran tarea País)

 

La Partidocracia con sus egolatrías significa que la sociedad está sujeta al poder de los Partidos.  Los países  Totalitarios están sometidos al poder de un solo Partido,  peor aún si  se refuerzan con las fuerzas armadas.

En consonancia a la cultura de redes, las gobernanzas llegan al poder en coaliciones  partidarias, pero a su vez son “fiscalizadas” por otras alianzas partidarias de oposición.  Al día de hoy este sistema imperante  o que ha estado imperando está sobrepasado por las demandas que son mayores a las capacidades partidarias.

Emergen las megas marchas sociales,  y quienes hasta hoy se declaraban independientes, “incontaminados” de ideologías, de dogmas, se aúnan  por sus necesidades apremiantes, se concientizan en el “Sí, podemos”.  Las ideologías, los dogmatismos elienantes de las realidades se auto socaban.

¿La voz del pueblo es la voz de Dios?  La soberanía de un pueblo ¿no es la majestad de las conciencias?     

 

 

lunes, 9 de noviembre de 2020

LA VOCACIÓN HUMANA

 

LA VOCACIÓN  HUMANA

“LLEGAR  A  SER   EL   QUE    SOY”

Verso del poeta griego Píndaro del siglo  V  A.C

 

Hoy diría:

 

LLEGUEMOS A SER LO QUE SOMOS…

HIJOS DE UN CIELO DE ESTRELLAS

DE SOL Y LUNA CON

NUESTRO PADRE OCÉANO Y MADRE TIERRA.

SEA LA CONCIENCIA

GARANTE DE NUESTRAS CONVIVENCIAS….





¿ “QUÉ  ESPECIE  QUEREMOS   SER “ ?

Preguntó el Congreso del Futuro de Chile 2019  para su convocatoria a más de 100 científicos mundiales.

Si una ranita se encuentra en aguas tibias  y gradualmente le suben la temperatura, no se dará cuenta de su cocimiento. 

¿Los seres humanos habremos perdido nuestro sentido de humanidad?  Vivimos inmersos de condiciones que cada día atrofiamos nuestras propias cualidades:  Cubiertos de  comodidades, los sistemas educativos más instructivos que formativos, los oleajes interminables de personas marginadas,  de migrantes, la cultura del consumo que consume, múltiples adicciones, y, la pandemia de la prisa que nos impide  “asentar” reflexiones y conciencia.

El progreso avanza paradójicamente de espalda a la vida;     lo disrrumpe el Covid 19 y nos enrostra  la pregunta: Caminante humano ¿hasta cuándo huyes de ti mismo?      ¡La salida es hacia dentro!


miércoles, 21 de octubre de 2020

   HUMANIZAR LA HUMANIDAD (I)

 (Octubre 2020)



“La gente feliz no es rentable, con lucidez no hay necesidades innecesarias”. 

 Antaño se escuchaba “contigo pan y cebolla” pues amar y ser amado era respirar plenitud. 




 El imperio del consumo, del progreso voraz e insaciable trastornó la brújula que nos orientaba hacia el espíritu de la vida, y nos volcó al dominio de la materia y endiosarse con ella. 

 Marshall McLuhan (+1980) uno de los investigadores socioculturales más acertados se refiere cómo las creaciones humanas a su vez “nos amasan” a su semejanza. 

 “Los grandes avances de la civilización son procesos que casi hunden a las sociedades por lo que ellas mismas producen”. 



El Covid 19 nos puso el cable a tierra, por ello sólo ataca a los humanos, nos tiene postrados en todo sentido. 

 Profundizar los hechos, obliga. Este virus arrasó los continentes de rey a paje y nos tapó la boca, nos incomoda respirar, de abrazarnos a los codazos. 

Nos enrostró y desnudó nuestra máxima limitación: ¿Qué es un portaaviones con una tripulación infectada? ¡Sucedió!. ¡Las prepotencias desplomadas por un virus invisible! 

 Si desde los humos milenarios nos erguimos como humanos, el virus nos volvió a la igualdad y projimidad en la interdependencia de infectarnos, pero a su vez despertó la solidaridad: ollas comunes entre otras actividades. 

 Nos puso de señero sublime para siempre al personal de salud, que por meses de meses entregan sus vidas por sus prójimos bordeando la vida y la muerte. 

 Una sociedad para que sea humana debe entroncarse en sus raíces, todo y todos venimos del gran útero del universo, del útero de nuestra madre, para volver al útero de la tierra. 



 Nacemos como Familia Humana. Humanizar la humanidad nos es un verbo irrevocable, el reto para la economía, la política, la educación: “El derecho y deber de vivir en paz” entre nos-otros y no contra vos-otros. 

 La pedagogía para reconstituirnos como humanos empieza con “el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos” Eduardo Galeano. 

 Aprender a escuchar la conciencia, como es un templo, démonos el espacio-tiempo de reconocernos por dentro, donde nacen nuestros comportamientos. 

 Por el algo el virus nos encerró… Es tan perentorio como tomar agua, comer… Pero, nuestra civilización nos redujo al activismo de acciones y reacciones, y, con la pandemia de la prisa “no hay tiempo” para tomar distancias frente a los hechos. 

¡El que pestañea pierde! La masificación de nuestras vidas, en el reino de las comunicaciones nos conectamos con todo el mundo menos con nosotros mismos. 



 Así, nos quedamos vacíos, solos en la intemperie del anonimato. 
Este sufrimiento runruneante nos sangra por dentro pues existimos para convivir.  
Los animales pueden vivir bien en un zoológico adecuado, los seres humanos al final del día se enferman por una sociedad enferma y un medio ambiente ardiente.

 “Paren este mundo que me quiero bajar”, un clamor ya de décadas…

 

 Humanizar la Humanidad es una exigencia de sobrevivencia.

                             HUMANIZAR LA HUMANIDAD (II)




“El animal no se puede desanimalizar, los humanos se pueden deshumanizar”.  J. Ortega y Gasset.  “¿Qué cosa extraña es el hombre: nacer no pide,  vivir no sabe, y morir no quiere”?  Estas brevísimas y nítidas sentencias nos ahorran comentarios. Sólo cabe decir que el smog que respiramos no viene sólo de las contaminaciones de hidrocarburos, sino además de una convivencia humana densamente brumosa, y sus llagas más profundas son los miles de miles de millones de seres humanos crucificados por las injusticias, por los absurdos bélicos y por las “egocracias”, “partidoscracias” que nos convierten unos contra otros.

Humanizar la humanidad nos exhorta a no volver la espalda a lo más prístino de nuestros orígenes esenciales. Nuestra llave de sol para el pentagrama de existir en convivencia humana proviene que fuimos engendrados en el abrazo de amor de nuestros padres.  (Salvo que se haya concebido por lo que filósofo griego Séneca advertía: “que tu cuerpo no sea la tumba de tu alma”) 

Ser concebidos desde el éxtasis del amor es la aurora misma de la vida. En el reino de la flora y fauna también  vemos cómo los progenitores paren y cuidan a sus crías, cómo nacen los árboles y flores de la tierra.  La vida desde los engendros, de los  nacimientos son los verdaderos himnos de la ternura.

Por la ternura aprendemos a dar los primeros pasos, a robustecernos para emprendernos en la propiedad de ser y convivir.  Así como es tan fácil perdernos sea en las calles, sea por confusiones, nuevamente nos asoman los consejos paternos, de los amigos para abrirnos los ojos. Más aún, se hace presente aquello: “si recuerdas haber ofendido, deja tu ofrenda al lado y ve a reconciliarte con tu prójimo”.

¿Estamos idealizando la vida  ”dulcificándola” en medio  de las crudas realidades que vivimos? cuando hemos asumido como verdad incuestionable  “la ley del más fuerte” y como hecho de la causa sobreviven los más fuertes, “los exitosos”.

También es un hecho cómo sufren profundamente los hijos por las desavenencias de sus padres.  Qué decir de las Tragedias griegas con sus cadenas interminables de venganzas… lecciones para hoy.

Los pantanos que hemos creado, de ellos no saldremos.  Las COP 25 nos demuestran que al llegar el punto que debemos abstenernos de un beneficio  personal o nacional se nos atrofia la conciencia del bien común global, que todos dependemos de todos.

Nos creímos por siglos que éramos el rey de la creación y pasamos a ser sus depredadores. Cortamos el amoroso cordón umbilical con la tierra, con los mares, con los cielos  ¿Qué somos con sed sin agua? Sólo el amor creador nos dispuso de todo para continuar con ÉL la evolución del reino de la vida, del reino del amor.  Más que la opción de “ser o no ser, es amar o no amar, servir o no servir”.  Humanizar o abortarnos como humanos.  


 Humanizar la Humanidad es una exigencia de sobrevivencia.


   HUMANIZAR LA HUMANIDAD (III)


“La gota de agua puede saber que está en el océano, pero a menudo olvida que el océano está en ella”.  


Los hijos de la tierra sabemos que vivimos en ella, pero olvidamos que venimos desde miles de miles de millones de años, que integramos el universo  en cada uno de nosotros. 

Desde nuestros pies se levanta una constelación de estrellas que son nuestras células y cada uno de sus órganos son unos planetas en torno al sol de nuestra conciencia. No somos sólo la familia humana, también  “¡ una familia estelar !”.


Nuestra dramática tragedia humana es vivir desconociendo esta magna realidad que nos abrasa como el mar a la tierra. Desconocer  nuestra realidad humana   sernos  ajenos unos de otros, nos envenenamos de absurdos.


“El mayor  de los límites… es tener miedo de vernos por dentro,  encontrarnos  con rincones  ingratos.   O,  ¿El temor de vernos tan pequeños ante la magnificencia de la creación?  Blas Pascal decía: “Ante el Todo somos nada, ante la nada somos  todo”.   Vea y sienta el cielo estrellado… nos acaricia una dulce humildad.


Si las abejas  fabrican  su miel, polinizan, fecundan el reino vegetal, los humanos tienen como panal su conciencia  donde amasan su bondad, su libertad.   ¡Pero no todos   entran a su panal! son quienes siembran abrojos en sus entornos,  succionan  voluntades, los frutos de los demás…


Nuestra civilización  se encuentra en una coyuntura de inflexión:  alienar su existencia, des – humanizarse: ser entes carentes de subjetividad, entes digitales, automatizados o varados por el mundo tecnológico.   U optar por “aprender a ser, aprender a pensar, sentir, aprender hacer, aprender a convivir, y agreguemos aprender para el bien común.  

Verbos proclamados por la UNESCO  hace décadas  que marcó los pilares para la misión substancial de la educación. 


La pandemia Covid-19  nos jaqueó al convertirnos peligrosos  unos de otros… como las naciones con miedos a sus vecinos... y se arman.   

Este virus  sólo  enrostra  cómo  vivimos.  Si nos hace sufrir por no abrazar a quienes amamos, queremos, es el mismo sufrimiento de la vida atropellada por un desarrollo deshumanizador, depredador.   

La vida se difunde a sí misma en donación por doquier, ¿Qué más evidente un desierto florido como el que nos visita?    imaniza las fuerzas de la naturaleza, se recrea transformando   los fondos  marinos,   las entrañas de la tierra. 

El Dr Yuval Harari  autor de “Animales a Dioses” nos presenta la evolución humana  y nos muestra que sólo por la cooperación entre las personas, e incluso sin conocerse, como sucede en el mundo científico, ha progresado la humanidad.  

¡ La cooperación como el motor de la historia! ¿También la cooperación, la bondad misma, no es la potencia  del amor humano?  Cuando empujamos al unísono  ¿no nos atraviesa una corriente de alegría, el júbilo de sobreponernos?  

Hay Naciones que se han levantado de sus devastaciones por la corriente del bien común…

Volver a ser personas, humanizar  nuestra civilización,  establecer redes de cooperación ante todo desafío es lo más elemental y  coherente para redescubrirnos en ser lo que somos.  La vida es amorosa u o dios a, palabra  que involucra lo contrario a Dios.



   HUMANIZAR LA HUMANIDAD (IV)   
 
(10 Octubre 2020)


“Es grande ser grande, más grande es ser persona”. Carl Rogers.

Las cosas son para usarlas, las personas son para amarlas. 

El engaño de nuestro espejismo: amamos las cosas, y usamos  las personas. 

Las posesiones nos poseen más que nosotros a ellas.  

El esplendor robótico, los sofisticados armamentos  ¿opacan la existencia humana? Las personas se valoran por sus ingresos en la mercantil sociedad. Lo útil de las cosas la traspasamos a las personas:  escuchamos ¡es un inútil! ¡Son millones los descartados, los marginados!

Aristóteles, filósofo griego que reluce en la historia acertó:   “El Género humano vive por la razón y el arte”. 

La razón discierne las coherencias y el arte sublima lo humano: “hacer por amor al arte”. El arte de amar es inhalar las anchuras de la gratuidad. El arte sólo se contempla.  Aprender a valorar todo lo que es en sí mismo sin mixturas de conveniencias,  es el arte de vivir.  

El ego salga de su jaula al encuentro del nosotros…

Jiddu Krishnamurti (+1986)     un sabio prominente de la India, amante de la transparencia de la vida nos deslumbra:

 “El pensamiento construyó una cultura de agresión, de competencia y guerra, y también este mismo pensamiento busca el orden y la paz. Pero el pensamiento nunca hallará el orden y la paz, haga lo que haga. El pensamiento parcializa, debe silenciarse para que el amor exista”.

Así también el Papa Francisco en “Hermanos Todos”: “el sistema económico no solucionará los quebrantos sociales porque su base son las desigualdades…”

El amor es una vivencia: en la sana convivencia natural del hogar, ni los padres e hijos se relacionan por temores, ni menos utilizarse entre ellos.  

Son fluidas y armónicas sus relaciones de reciprocidades.  No hay que “hacer méritos” para obtener las confianzas pues reina las transparencias: basta una mirada y nos damos cuenta cómo está el hijo, la mamá.  Sensibilidad necesaria para abordar tareas con los demás.

“Si ves el mundo con la mente, es una comedia, si lo ves con el corazón es  una tragedia, si lo ves con el alma es un paraíso”.   Nuestros cuatro capítulos ven  al mundo desde esos ángulos. 

Si “los árboles no nos dejan ver el bosque” y nos  abruman  los vendavales tendremos que seguir nuestra eterna brújula de valores:  la bondad es el lenguaje que nadie sin excepción lo comprende y  nos ensancha el alma; la verdad y no menos compasiva  “nos hace libres”;  y la belleza que todo magnetiza nos seduce, “lo esencial es invisible a los ojos, sólo se puede ver bien con el corazón”, decía un Principito.

Estos valores son nuestra sal y miel.

La civilización humana ha peregrinado con las cuatro estaciones del año.  

Estaciones que también reflejan  nuestras vidas. 

Post pandemia nos queda el desafío más revolucionario y luminoso: Recrearnos con las diferencias, reconocernos que somos de la misma carne y sangre, nadie  levante su mano contra nadie. Las manos son para entrelazarlas,  ellas son de riquezas infinitas: hacen todo y de todo y nada retienen, la vida misma en nuestras palmas humanas. 


Pedro Aranda Astudillo    Fundador de la Corporación Gen




Como nos lo recuerda Gabriela Mistral 'la humanidad es algo que todavía hay que humanizar'. Vale la pena hacerlo tanto por la memoria de quienes ya no están, por lo vivimos hoy y por las generaciones que vendrán, manos a la obra!














El clima está cambiando   Y … Nosotros?










                                           
                      






lunes, 17 de agosto de 2020

La Flor de Loto y Nosotros…

 

 


Pedro Aranda Astudillo   Fundador de la Corporación Gen

Si bien el Reino Vegetal se nutre de desechos por sus raíces, la Flor de Loto es tan singular que las sabidurías ancestrales la invistieron  de un sentido sagrado. Presente en los jeroglifos del mundo oriental. Sus semillas son longevas y reposan en aguas cenegadas, en fangos, turbias de lodo.  Para el Budismo y el Hinduismo  les representa “la iluminación”, la “impecabilidad” que emerge de las condiciones más contrarias a su esplendor, a su belleza, a su fertilidad.

Nuestra humanidad ha sido cual Flor de Loto: Son innumerables las personas que desde sus condiciones más precarias se han erguido como faros para el mundo. Más aún, han dado sus vidas dejando sus estelas sapienciales, han sido emblemas de liberación de sus pueblos. Insoslayable es no mencionar Aquel hijo de carpintero, que inflexionó la historia, asumió el ciénago de la maldad humana con su bondad y fue crucificado, pero igual  afloró abriendo sus brazos de paz para la fraternidad humana.

Las realidades que han rumbado nuestra existencia  ya no solo pertenecen a individualidades ejemplares, nos convertimos en “hombre lobo para el hombre”, sentencia grabada en las incesantes guerras, en las carreras nihilistas de las armas, en los abismos entre los que más tienen y los que tienen menos. Nuestro planeta,  el más maravilloso del sistema solar, su armonía   está  convulsionada por las incoherencias de sus huéspedes.

De tantas violaciones a la madre tierra, hoy nos saca un virus que nos  trastornó nuestras cualidades humanas más propias:  respirar libremente, abrazarnos, aislarnos entre nosotros, desplomarnos de nuestras seguridades… . 

¿Podremos resurgir como personas, como sociedad para una renovada convivencia?

Pablo Neruda versaba: ”la vida es un pez preparada para ser pájaro”. Nosotros, pese a la sumisión que estamos, escuchamos los latidos de nuestro corazón (¡quizás como nunca antes!),  latidos que sean como de las raíces donde fluye la vida que puja  incesantemente hacia el sol. Sentir la vida por nuestras venas a cada  respiración, a cada inspiración por donde nos entre la belleza del bien vivir, del compartir,  nos  sobrepondría a la pesadumbre de nuestras limitaciones, al peso de nuestros egoísmos… No es anodino sentirlo, ha sido el impulso de pueblos y naciones que se han levantado de sus devastaciones…

Si la Flor de Loto  desde su sublime humildad y elegancia ha sido inspiración de sólidas culturas ¿no es ya la ocasión de aprender de nuestros ancestros fieles a sus ejemplares raíces?  Escuchar los mensajes inenarrables de la madre naturaleza.  Nacimos de ella, pero al corto andar le dimos la espalda e hicimos un mundo  inmundo… Cabe aquella parábola del hijo que dilapidó los bienes recibido de sus padres, al quedarse vacío…  retornó a su fuente de vida que lo esperaba…